Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr

Para Jorge Faurie, canciller de Argentina, no hay margen de duda: “Venezuela está claramente en un modelo autoritario con manifestaciones dictatoriales terribles”.

—Entonces, ¿Argentina trata a Venezuela como una dictadura?

​Argentina trata a Venezuela como un país que no cumple con la democracia y viola los derechos humanos.

—La conferencia de cancilleres empezó con la frase “Venezuela es hoy una dictadura”…

Así es. Porque de eso se trataba: de una dictadura. Nuestro presidente Macri ya lo ha dicho. Pero lo más importante no es quedarnos en este juego de palabras, sino con la realidad que vive hoy la gente en Venezuela. Donde no se respetan los derechos humanos, donde se va preso por lo que uno piensa, donde no se tiene comida, donde no se tiene medicamentos.

—¿Qué de diferente tuvo el pronunciamiento de Lima de otros anteriores?

La diferencia es que trece países que integramos la OEA hemos tomado una decisión muy nítida en la que se condena a Venezuela por no democrática y se desconoce la Asamblea Nacional Constituyente. Decimos que el órgano válido para representar la voluntad popular es la Asamblea Nacional.

—Entonces, ¿el encuentro en Lima ha sido la acción más enérgica que ha habido contra Maduro?

Sí. Hasta ahora. Yo creo que hay una especie de voluntad implícita en muchas de estas preguntas, que nosotros pudiéramos ir y forzosamente hacer que Venezuela hiciera lo que nosotros entendemos que tiene que hacer, porque vemos cómo su pueblo está siendo maltratado. Pero lamentablemente no tenemos cómo ir y obligar a Venezuela, salvo que hiciéramos una invasión, un acto de fuerza, que no es lo que ninguno de nosotros está haciendo.

—No pueden imponer…

No podemos imponer que sean mañana democráticos. Venezuela hoy se sienta en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas cuando no tiene las condiciones ni los requisitos para sentarse. Venezuela preside el Grupo de los 77, los no alineados, los que luchan para que no existan los regímenes dictatoriales. Venezuela está en la Unasur y no cumple con la cláusula democrática. Venezuela está en la OEA y no cumple con el compromiso de la democracia.

—¿Que regrese la democracia implica que Maduro salga del poder?

Me refiero a que impere una de las formas de validar la democracia. Una de ellas es el sistema de elecciones. Pero tienen que ser unas que se den de manera transparente, con voto universal. No creando mecanismos como lo hicieron ellos para la Asamblea Nacional Constituyente. Ellos pudieron hacer un referéndum tal y como lo hizo el presidente Chávez en la reforma de la Constitución en el 98. No estamos hablando de una Constitución hecha en el período colonial. Es la Constitución que dio a Venezuela el presidente Chávez.

—¿No cree que son tardíos este tipo de pronunciamientos?

Las acciones que hemos tomado han ido creciendo. Desde el año pasado, en el Mercosur, venimos discutiendo con Venezuela que ya estaba fuera de la democracia. En la OEA también nos estuvimos reuniendo en el consejo de representantes, pero no se logró. Hubo varias reuniones, en Washington primero, luego en Buenos Aires, hace cuatro meses, donde no se llegó a ningún resultado.

—Argentina no tiene un embajador en Caracas desde el 2015.

No lo vamos a seguir teniendo […]. Venezuela fue por muchos años como un farol de democracia cuando gran parte de América Latina estaba en dictadura, Venezuela acogió a miles de argentinos que fueron allí. Maduro está creando una situación de desestabilización social de gran preocupación para todos. Colombia ya tiene más de 200 mil venezolanos que se han refugiado. Nosotros tenemos aproximadamente en los últimos tres años a 52 mil venezolanos que han llegado a Argentina. Esto es una muestra de que nadie se va de su país si hay vigencia de los derechos humanos. En Argentina, cuando no había democracia hubo un éxodo masivo porque la gente quiere vivir en paz.

—Usted menciona que debe haber un diálogo entre la oposición y el oficialismo. Pero a la vez menciona que el chavismo ha cometido una serie de delitos. En esta salida negociada, ¿debe haber cabida para que se le dé impunidad a funcionarios del régimen?

Me parece que es como poner la carreta delante del caballo. Lo que hay que crear antes que nada es una voluntad de diálogo. Hoy en el oficialismo no hay eso. Si no hay voluntad de diálogo es muy difícil todo. Después tendremos que ver en qué condiciones desarrollamos este diálogo. Se necesita a alguien que pueda persuadir a Maduro en que las soluciones que está proponiendo son inconducentes. Así que primero hay que crear una voluntad de diálogo. Y luego, hablar de la justicia, si habrá o no impunidad.

¿Ve usted una división interna en el chavismo?¿Cree que Dios Dado Cabello es hoy el verdadero jefe del régimen?

Formalmente, el conductor de Venezuela es Nicolás Maduro. Pero percibimos que hay como tonalidades en cómo llevan adelante este endurecimiento del régimen. Percibimos que Dios Dado Cabello ha empezado a tener una voz prevalente dentro de la Asamblea Nacional Constituyente.

Fuente: El Nacional

Fecha: 12 de agosto de 2017

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr