Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr

Son cada vez más elevados los precios de los medicamentos importados que llegan a las farmacias. Los encargados de algunos locales aseguran que es frecuente la distribución de productos tanto nacionales como internacionales. Sin embargo, aseguran que es muy poca la cantidad que reciben de pastillas para la tensión y que se mantienen las fallas en medicinas para el asma, el cáncer y la diabetes.

Por la escasez, exigen el récipe médico a las personas que buscan medicinas para la tensión en una farmacia ubicada en el este de Caracas. Una caja con 14 pastillas de antihipertensivo cuesta 30.000 bolívares, lo que equivale a 2.142 bolívares cada una.

“Cuando disponemos, damos algunas muestras médicas que traen dos o tres cápsulas”, aseguró la encargada, quien manifestó sentirse preocupada y angustiada por los elevados precios de los productos. Otra trabajadora agregó que la medicina para la tensión arterial aumentó de 9.000 a 40.000 bolívares.

Ayer llegaron medicamentos importados que tenían tiempo sin aparecer en esta farmacia. Después de ocho meses ausentes de los anaqueles, los broncodilatadores regresaron con un precio de 14.000 bolívares cuando anteriormente costaban 600 bolívares, lo que equivale a un alza de 2.200%.

Dos fármacos para el tratamiento del colesterol aumentaron en cuatro meses: uno, de 2.000 bolívares pasó a 24.000 bolívares, lo que representa un incremento de 1.100% y otro, de 2.700 bolívares a 62.000 bolívares, que significa un alza de 2.196%.

En un establecimiento ubicado en Altamira, una caja con siete pastillas para la tensión subió de 7.000 bolívares a 11.000 bolívares en una semana. Un antibiótico cuesta 48.000 bolívares. Un fármaco con aceite de coco para el colesterol subió de 3.000 bolívares a 9.600 bolívares después de 2 meses sin aparecer. “Tiempo que no venía ese medicamento. Cada vez que llegan los productos, tanto nacionales como importados, tienen un precio más caro”, aseguró el encargado de la farmacia.

“En estos días gasté 92.000 bolívares en 2 cajas de protector gástrico de 14 pastillas cada una y no encuentro las que son para dormir”, relató una consumidora, que salía de una farmacia ubicada en Altamira sin conseguir los medicamentos que buscaba. “Esta grave situación es peor para las personas de bajos recursos”, afirmó. Cada caja de protector gástrico tiene un precio de 46.000 bolívares, lo que significa que cada pastilla para calmar el ardor del estómago cuesta 3.285 bolívares.

Otra consumidora lamentó la crítica situación de los medicamentos. “Llevo tres meses buscando una pastilla específica para la tensión”, dijo.

Una consumidora dijo que su esposo no consigue el medicamento que necesita para la tensión. “Me siento mal, dan ganas de llorar porque esto es horrible”.

Más fallas. El presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela, Freddy Ceballos, aseguró que también hay fallas en anticonceptivos, en medicinas para enfermedades de la próstata, del sistema nervioso central, y de la hipertensión arterial y ocular. Sin estos últimos medicamentos, los pacientes pueden quedar ciegos. “No podemos cubrir una patología si un producto específico no llega. El Estado debe garantizar el derecho a la salud, que los pacientes tengan acceso a los medicamentos. Hay pacientes que no pueden pagar los precios”, indicó.

Sostuvo que en Venezuela hay laboratorios transnacionales que pueden producir, pero que necesitan la materia prima que también es importada. “De 95% a 97% de los insumos son importados”, indicó.

Con información de: El Nacional

Fecha: 12 de agosto de 2017

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr