Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr

Juan Maragall, quien fue Secretario de Educación de la Gobernación de Miranda durante la gestión de Henrique Capriles, lamenta que la formación de los venezolanos no sea la principal preocupación de quienes tienen la responsabilidad administrar la nación y establecer los presupuestos, porque con ello se frena el desarrollo del país.

“El drama de que la educación no sea el centro del debate nacional, ni en el centro del presupuesto, ni el centro de las políticas públicas es que en el fondo estamos condenando a la mayoría de los venezolanos a quedarse dando vueltas en el círculo de la pobreza”.

Explica que el círculo pobreza se trata de que al no ocuparse de la educación se está condenando a las personas que nacen en lugares pobres a seguir pobres, ya que la persona nace pobre, va a una escuela de baja calidad educativa, por lo que consigue un empleo precario, con ingresos bajos, y finalmente se mantiene pobre. Pero ese círculo de pobreza se puede romper si se atiende a la educación, ya que ofreces a la persona que nació pobre ir a una buena escuela, donde se le da capacitación, con la que va a recibir mejores ingresos, para finalmente romper con la pobreza con la que nació.

Maragall afrima que el origen principal del problema es que tenemos un liderazgo que no esta comprometido con la educación y finalmente son los líderes los que pueden poner de acuerdo a todos los venezolanos. “La principal función del político es una función pedagógica, porque tiene que conducir a la gente por el camino correcto”.

Por lo que asegura que para que Venezuela rompa con el círculo de la pobreza hay que cambiar a las autoridades, porque no están comprometidas con la educación, y por ende, no están comprometidas con el desarrollo del país.

“Tenemos que cambiar las autoridades. Tenemos que cambiar al liderazgo nacional. Necesitamos un liderazgo que realmente visualice a las escuelas como palanca de transformación y de cambio del país, y si no conseguimos ese liderazgo nosotros nunca vamos a superar la pobreza, porque es el único camino”.

Maragall asegura que los países que han superado la pobreza es porque se han abocado como nación a fortalecer sus escuelas. “La clave es poner a las escuelas en el centro del proyecto de desarrollo del país”.

En ese sentido, destaca que la clave del éxito educativo de su gestión en la Gobernación de Miranda fue la conducción del Gobernador Henrique Capriles, cuya posición siempre fue el fortalecimiento de la educación como mecanismo para el progreso del estado.

“En Miranda fue importante la posición del Gobernador. Porque no es nada más a quienes nos tocó llevar la parte técnica de la educación, sino también es importante el apoyo del liderazgo político para hacer las cosas bien, eso es lo que le hace falta a Venezuela. Venezuela tiene ahora un liderazgo nacional con una retórica que habla de educación pero no asigna los presupuestos necesarios para la educación preescolar y básica y no tolera ningún mecanismos que vaya en contra del control político”, como el concurso por méritos.

Pero quienes toman las decisiones en Venezuela, han llevado al país a un modelo económico de dependencia. “Dependemos de uno o dos productos y todos estamos tratando de subsistir gracias a ese producto, somos un país en el fondo minero y todos están buscando la manera de hacerse de esas riquezas”. Mientras que los países con pocos recursos o con menos riquezas de materias prima, tienen claro que la prioridad debe ser la educación, esos países “han construido sociedades muy desarrolladas y han logrado suprimir la pobreza con pura educación y trabajo” y citó como modelos exitosos a Japón y Singapur.

En un estudio del Banco Mundial se concluye que cuando hay un buen rendimiento educativo, el desarrollo del país se hace posible.

Pero Maragall asegura que “nuestro sistema educativo ni siquiera se evalúa”, por lo que ni se le puede preguntar al ministro sobre el rendimiento. “Nosotros somos prácticamente el único país de América Latina que no evalúa el rendimiento educativo de sus alumnos”.

Para Juan Maragall, Venezuela necesita fortalecer su agenda en el área de educativa y que esta esté orientada principalmente a tres cosas. “Construir escuelas, tener las escuelas centradas en el aprendizaje, y tener maestros seleccionados y formados con calidad y que estén valorados”. Y afirma que es allí donde los líderes tienen un roll fundamental, porque “los países que lo han logrado es porque los principales líderes alinean el país en esta dirección”.

Datos educativos de la gestión junto a Capriles

En Miranda se prestó especial atención en el rendimiento escolar. Cuando Henrique Capriles asumió la Gobernación del estado, el promedio de Matemáticas era de 5 sobre 20 y el de Lenguaje era de 7 sobre 20. Juan Maragall y su equipo lograron cambiar la dirección que llevaba la educación del estado, mejorando el rendimiento subiendo el promedio de Matemáticas a 10 puntos y el de Lenguaje a 13.

Sobre ello, Maragall dice que ojalá los niños entiendan lo que están leyendo, porque eso marcaría la diferencia, aún cuando quisieran imponer una ideología.

Durante su gestión, se construyeron 50 nuevas escuelas, se ampliaron más de 30 escuelas, se repararon más de 500 escuelas, incorporaron 14 mil nuevos estudiantes, crearon 55 rutas de transporte escolar que todos los días llevaban a más de 8 mil niños en zonas de difícil acceso, fortalecieron el centro pedagógico de la escuela e hicieron grandes esfuerzos por mejorar la calidad del docente.

“La diferencia entre un buen sistema educativo y uno que no lo es son sus docentes, si quieres tener un buen sistema educativo tienes que tener una gran cantidad de docentes preparados, y para ello debes ingresar a los docentes por concursos y méritos, y eso va en contra del clientelismo de los partidos”, afirmó Maragall.

Abandono de escuelas conlleva a más pobreza

Según un estudio que realizaron durante la gestión de Henrique Capriles, 10 mil niños abandonaron las escuelas de la Gobernación de Miranda este año. Las principales razones para abandonar las escuelas son la falta de alimentación, el costo de transporte y la violencia en el entorno escolar.

Ese abandono se traduce en 9% en primaria, 10% en preescolar y 13% en bachillerato. Si se proyectan las cifras de Miranda a todo el país, podemos hablar de que han abandonado sus estudios unos 560 mil niños y adolescentes.

Esto se suma a un problema crónico que ya teníamos en el país, el abandono de las escuelas de niños mayores de 12 años. El estudio más reciente indica que en 2015 unos 800 mil adolescentes estaban fuera de las escuelas.

Eso quiere decir que actualmente más de un millón de niños y adolescentes están fuera de las escuelas y, por supuesto, esto conduce a la población hacia el clientelismo y la pobreza.

Prensa Henrique Capriles
19/12/2017

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr