Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr

Según los registros de homicidios de 2017 que maneja el Observatorio Venezolano de Violencia  (OVV), el año pasado murieron 15.890 adolescentes y jóvenes.  Esto representa 60% del total, lo que se traduce en que tres de cada cinco venezolanos entre los 12 y los 29 años de edad murieron de forma violenta.

El Observatorio especifica que de un total de 15.890 muertes, 12.553 fueron homicidios y 3.337 fueron por actuaciones de las fuerzas de seguridad, que quedan documentadas en los registros oficiales como “resistencia a la autoridad“.

Sin embargo, los jóvenes no solo protagonizaron el grueso de víctimas, sino también el de victimarios.

El OVV señala que este grupo es el más vulnerable a convertirse en potenciales victimarios como “instrumentos útiles de la delincuencia organizada“. Según los registros del observatorio, 60% de los victimarios tiene menos de 30 años de edad, mientras que 34,5% de este grupo tiene entre 20 y 24 años.

“Las bandas armadas crecen y se fortalecen incorporando a adolescentes en sus actividades, con amenazas, extorsión y engaño, pero también brindándoles la comida, el dinero y las oportunidades que las familias no pueden garantizar”, señala el OVV en el comunicado difundido este Día de la Juventud.

El Observatorio subraya que la crisis actual ha llevado a los jóvenes venezolanos a abandonar sus estudios para trabajar o mendigar y así proveer algo de alimento a sus hogares. Mientras que otros han tenido que emigrar para aliviar la carga a sus padres y colaborar desde el exterior con remesas.

En el comunicado, el OVV critica que el Gobierno no implemente políticas ni programas para detener las muertes violentas de miles de venezolanos y lamenta que los jóvenes, en lugar de oportunidades de desarrollo, se enfrenten a la pobreza, al desabastecimiento y la falta de servicios públicos de calidad.

“El Estado es responsable de garantizar sin más demora, políticas y programas públicos que reconozcan a los jóvenes como sujetos de derechos y personas corresponsables del desarrollo social. Reiteramos nuestra esperanza en una juventud cuya vida no esté sometida a la violencia, sino aferrada a sus sueños de un futuro de paz, trabajo y conocimiento”, finaliza el comunicado.

Con información de Efecto Cocuyo

13/02/2018

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr