Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr

Al menos 4 millones de bolívares sería el costo que quienes esperan por ser intervenidos quirúrgicamente para extraer algún tumor deberían pagar por ser tratados en un centro de salud privado.

Una cifra que es poco probable de pagar para muchos de estos pacientes, quienes por supuesto, prefieren ser beneficiados a través del Hospital Luis Gómez López, que hasta hace algunos meses realizaba este tipo de operaciones.

No obstante, por al menos 90 días se han mantenido paralizadas las funciones de los quirófanos luego de los mismos fueran perjudicados por un robo que se registró en la entidad hospitalaria; según informó Laura Paradas, familiar de una de las afectadas en espera de cirugía.

La madre de la joven es paciente oncológica, específicamente tiene cáncer de mama. La misma ha sido sometida al tratamiento de quimioterapia, de por sí algo difícil de cumplir en el país debido a que los componentes no son suministrados por el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS).

“Es algo complicado porque hay veces que no llegan los químicos y entonces se pierde el ciclo y todo se retrasa”, dijo Paradas quien se ha visto en la necesidad de comprar apenas uno de los medicamentos necesarios para la quimio a un precio de 300 mil bolívares.

Así como se retarda el proceso cuando no se realiza el tratamiento, los pacientes oncológicos también se ven afectados en caso de no tener la operación a tiempo. Según explicó la joven, su madre cuenta con 30 días para ser intervenida quirúrgicamente, de lo contrario, implicaría retomar el proceso de quimioterapia con mayor intensidad, así como el riesgo de que el cáncer continúe afectando otras partes del cuerpo.

“Hay un quirófano en el que solo hace falta una tarjeta para ponerlo a funcionar”, dijo Paradas con intenciones de que las autoridades hagan lo propio para dar solución a este problema que afecta a al menos otras 20 personas.

Si bien desde hace meses esperan para que la situación sea resuelta, la familiar aseguró que cada vez es más crítico y no se le puede seguir dando más tiempo a la enfermedad para que avance.

Adversidades sobran

Los pacientes oncológicos no solo se ven perjudicados por no contar con un lugar para ser operados, sino que además deben luchar con el hecho de no conseguir el tratamiento y pagar altas cifras a personas inescrupulosas.

“Son los mismos trabajadores del IVSS quienes lo venden, me ha pasado que voy a buscar algún componente, me dicen que no hay y cuando voy saliendo me llama un empleado para ofrecérmelo”, dijo Paradas.

Detalló que hay uno de los medicamentos que debe tener un filtro, pero el mismo es sacado por presuntos empleados y luego vendidos.

Asimismo, para realizarse la quimioterapia los pacientes deben comprar todos los insumos que implica aplicar el tratamiento, entre estos, la solución fisiológica, la cual es una de las necesidades básicas y que si bien antes era económica, ahora representa un valor de al menos 20 mil bolívares cada frasco.

Fuente: El Impulso

Fecha: 12 de septiembre de 2017

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr