Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr

La falta de billetes es tan notoria que, con mucha frecuencia, los bancos admiten retiros que no sobrepasan los 20.000 bolívares al día (apenas unos centavos de dólar) por usuario. La circunstancia convierte transacciones cotidianas elementales en operaciones de complejidad: en la Venezuela actual, el propietario de un carrito ambulante de helados puede admitir un pago a posteriori por transferencias digitales acordado con el comprador.

El uso de los puntos electrónicos de venta es condición sine qua non para cualquier comerciante que quiera sobrevivir. Los cajeros automáticos permanecen precedidos de enormes colas en demanda de efectivo. Las monedas de metal, devoradas por el caos económico, tampoco existen. Aparcar un coche en un estacionamiento público puede requerir una intrincada operación previa para obtener los billetes que se necesitan para pagar el costo.

En la evaporación del dinero en efectivo concurren algunas de las mismas causas que han puesto en vigor el reino de la escasez en la Venezuela de Nicolás Maduro. La primera de ellas, un poderoso punto de fuga activado por bandas de contrabandistas y traficantes de productos que operan en la frontera con Colombia, que suelen aprovecharse del artificio que ofrece el sistema de subsidios y las asimetrías cambiarias promovidas por el Gobierno.

El economista Víctor Álvarez, premio nacional de Ciencias, opina que, además de este factor, también se debe tener en cuenta el voluminoso tráfico de emigrantes que se desplaza hacia Colombia huyendo de la crisis, que saca los bolívares que tiene en las manos, devorados por la devaluación, en la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta, para poder cambiarlo en pesos colombianos. Álvarez no tiene dudas de que “hay una jugada para dejar sin medios de pago a la economía venezolana” conjurada contra el Gobierno de Maduro.

El brutal e inédito crecimiento de los precios ha hecho posible que las medidas anunciadas por el Banco Central de Venezuela para emitir un cono monetario (conjunto de monedas que existen en un país) actualizado con los niveles de inflación, con el objeto de paliar la situación, envejezcan a enorme velocidad.

Hace poco más de un año, una vez que la inflación convirtió en obsoletos los billetes que circulaban, el Gobierno de Maduro anunció la emisión de un nuevo cono monetario. La gestión para lanzar nueva moneda quedó empantanada en uno de los trámites administrativos de la Venezuela chavista. Maduro denunció la existencia de un complot para impedir el plan. La tardanza de los nuevos billetes generó disturbios callejeros en algunos poblados del interior del país y su llegada a la calle se produjo en un momento en el cual el aumento de los precios había rebasado por completo su capacidad de pago.

A estas alturas, en lugar de emitir nuevos billetes, el Gobierno de Maduro parece decidido a forzar el paso de toda la sociedad a adelantar el uso de transacciones digitales. El economista José Guerra, diputado de la Asamblea Nacional, comentaba en su cuenta de Twitter que el billete de 100.000 bolívares, que fue anunciado en noviembre y que casi no es visto en la calle, ha perdido ya el 70% de su valor nominal. Con 100.000 bolívares un usuario cualquiera apenas podrá pedir un café con leche sentado en una mesa.

Hace poco, Maduro formalizó el anuncio de la denominada “billetera virtual”, que busca estimular y masificar el uso de pagos electrónicos. El carnet de la patria, la herramienta actual para la transferencia de recursos y la inversión en programas sociales que maneja el Gobierno chavista, tiene código digital y centraliza la prestación de varios servicios estatales con su uso.

Álvarez opina que detrás del comentado anuncio de la criptomoneda del Gobierno de Venezuela, bautizada como el petro, se desarrolla una estrategia progresiva para desarrollar una reforma monetaria que termine desplazando al bolívar como moneda de uso legal en el medio plazo. “No hay forma de concretar ejercicios presupuestarios estables ni de hacer cálculos económicos con un bolívar que tenga esos niveles de inestabilidad”

Las modalidades de instrumentación y verdaderos fines del petro siguen siendo un misterio entre los entendidos. Algunos economistas opinan que, con su lanzamiento, el régimen de Maduro persigue obtener algunos recursos adicionales, que ofrezcan oxígeno fiscal y alivien las cuentas de la República, asediadas por las sanciones internacionales.

“El petro puede ser la punta de lanza para ensayar una total reconversión monetaria”, afirma. “El bolívar en este momento no tiene ninguna utilidad como instrumento de ahorro o como reserva de pago”. De hecho, Álvarez, apunta que, dentro del proyecto de la criptomoneda venezolana, ya está contemplado que los usuarios puedan cancelar servicios tributarios y bienes ofrecidos por el Estado usando el petro. El economista, sin embargo, tiene dudas sobre la eficacia y credibilidad con las que este proyecto puede ser emprendido por los funcionarios de Maduro.

De momento, de no tener punto electrónico de venta, un vendedor ambulante de perritos calientes tendrá que convenir con un cliente el pago posterior de la ingesta con una transferencia electrónica y resignarse a confiar en su buena voluntad.

Publicado por El País de España

13/02/2018

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr